Saltar al contenido
Los mejores perfumes para hombre – Opiniones y recomendaciones【2017】

Thierry Mugler A*Men (Angel Men): Una OBRA MAESTRA

angel men

Thierry Mugler A*Men o Angel Men, como se conoce en EEUU, es la interpretación algo menos intensa de la versión femenina del perfume, Angel. Inspirado por los recuerdos de las ferias de la infancia de Thierry Mugler, Angel te inunda (y el uso de esta palabra no es casual) con olores a café, miel, frutos rojos, caramelo, chocolate.

Para compensar la avalancha de dulce y para evitar el empacho, la composición del Angel original está equilibrada con nada menos que 30% de pachulí amaderado. Aún así, o a lo mejor justamente por eso, un comentario habitual sobre este perfume es que no se debería llevar en el trabajo, o lo mucho que destaca en espacios cerrados.

comprar thierry mugler*men

A pesar de su relativamente corto curriculum (fue presentado en el ‘92), Angel es ya parte de la historia del perfume, porque fue el que lanzó la “contrarreforma” de los ’90, cuando todo el mundo olía a CK One, ozono, mar y sandía.

Thierry Mugler A*Men lanzó la corriente de los perfumes gourmands (los que huelen a comida) y actualmente su posición en el mundo de las fragancias es comparable con la de los perfumes icónicos como Shalimar de Guerlain y Opium de Yves Saint Laurent. O sea, un clásico.

Lo puedes querer, lo puedes odiar, pero no puedes ignorarlo.

Cómo es Angel Men

Pero volvamos a Angel Men. Como os decía, se trata de una versión un poco más tranquila del perfume para mujeres. Las notas de salida son Bergamota, Lavanda, Cilantro, Menta. Las notas de corazón, Pachulí, Granos de café y Cedro del Atlas. Las de fondo, Vainilla, Caramelo, Chocolate, Haba Tonca y Almizcle.

Un perfume fuerte como A*Men no se debe juzgar después de probarlo en una tira de papel de la perfumería o nada más ponérselo en la muñeca. Para averiguar qué te puede ofrecer debes llevarlo un día entero, dejando que se desarrolle. Por eso ayer decidí probarlo, dedicándole todo el día.

Podría ser el efecto de la documentación previa, pero apenas noté las notas de salida. Esperaba un perfume gourmand y eso fue lo que encontré. A lo que olía mi mano era a trufas de chocolate amargo, acompañadas por un buen café. El olor era más bien seco, amargo y… caro.

Las trufas no eran de un lote de Navidad del montón. El perfume a chocolate me acompañó una hora más o menos, para pasar a ser algo cálido, confortable, envolvente hacia el final del día: el pachulí combinado con cedro y habas tonka.

Las sensaciones que me transmitía eran de confianza y seguridad, la de un hombre fuerte, protector, de los de antes.  Un Clint Eastwood con menos años y un jersey de cachemir.

¿Qué hacer si odias Angel Men?

Una vez más, y en este caso más que en cualquier otro, no debéis limitaros a la primera impresión. Si os resulta interesante lo que habéis leído sobre este perfume en su versión para hombre, pero vuestra nariz se rebela y se niega a encontrarle la belleza, dedicad tiempo para conocerlo mejor.

Probadlo varias veces. Guardad las tiras de papel para volver a ellas uno o dos días después (aunque tengan poco que ver con el perfume en vuestra piel). Sólo después de esto, decidid si os gusta o no.

thierry mugler*men

Tania Sánchez, la colaboradora de Luca Turin en su exhaustiva guía de perfumes, decía de la versión femenina de Angel que inexplicablemente volvía a probar este perfume una y otra vez, encontrándolo desagradable cada una de las veces, para, después de todo, acabar comprándolo. Me encantaría que os pasara lo mismo con Angel Men.

Y, si después de todo no podéis con él, entonces os recomiendo leer el último apartado de este análisis (después del vídeo del anuncio de A*Men). Allí os mostramos una versión menos “odiosa” del mismo perfume, aunque, en mi opinión, también con menos encanto.

¿Y merece la pena este esfuerzo por un perfume?

¿Que por qué creo que vale la pena hacer el esfuerzo?

Hay perfumes fáciles de querer. Son como la canción del verano. Pegadiza, te pone de buen humor desde el primer segundo. Pero son sensaciones de usar y tirar. A los dos meses ya no la aguantas, ya te ha dado todo de lo que era capaz.

Thierry Mugler A*Men es un perfume más similar a la música clásica: Hay que aprender a quererla, pero su capacidad de regalarnos emociones es inagotable.

O, si queréis, lo traduzco al idioma de las frases para camisetas y tazas de café cuquis: Si no cuesta nada, no vale nada.

Anuncio de A*Men

A*Men Pure Malt: Angel Men para los menos atrevidos

Thierry Mugler A*Men Pure Malt nació como una edición limitada del clásico y muy querido Angel Men. Como en el caso de Angel Men Pure Coffee, las notas originales de Angel Men han tenido que ser apagadas un poco o incluso eliminadas para hacer lugar a lo que le da el nombre a la edición especial, el whisky.comprar thierry mugler a*men pure malt thierry mugler

Thierry Mugler A*Men, el Angel Men para los menos atrevidos

Por lo dicho antes, difícilmente notaremos en la salida nada que se parezca a cítricos o menta. Nada más aplicarlo, A*Men Pure Malt huele a lo que ha hecho famoso este perfume para hombre: A chocolate, café, a dulces de una tienda cara.

Aunque esta vez viene con un toque de tierra y vetiver, lo que lo hace más masculino que sus predecesores. Las notas de tierra se van esfumando para dejar lugar al perfume de caramelo con algo de humo y muy poco azúcar, más el pachulí. El fondo, o lo que queda hasta el final, es un perfume cálido y envolvente.

Dice la leyenda que para la fabricación de este perfume se ha utilizado la técnica que se usa en el whisky: Dejar envejecer el alcohol en barricas de roble, donde adquiere al final su sabor y, en este caso, perfume definitivo.

Las notas declaradas de Thierry Mugler A*Men Pure Malt son: Para la salida, notas frutales; para el corazón, notas amaderadas y malta; para el fondo, notas orientales, turba y acentos de humo. Como podéis ver, una descripción un poco ambigua (notas frutales, notas orientales, acentos de humo).

Angel Men Pure Malt es para los hombres a los que les ha encantado en Angel Men original, pero que nunca se han atrevido a llevarlo, ya sea porque les parecía demasiado dulce, demasiado fuerte o demasiado femenino.

Esta edición especial se mantiene fiel al espíritu del perfume original, pero es indiscutiblemente un perfume para hombre.

En definitiva, independientemente de que elijas el Angel Men Original o el Angel Men Pure Malt, estarás optando por una auténtica maravilla de perfume. Una obra maestra que no se puede ignorar y que hace que Thierry Mugler merezca nuestra bendición desde hoy para siempre.