Dior Fahrenheit

Año: 1988

Tipo: perfume para hombre

Creador: Jean Luis Sieuzac

Categoría: Perfume amaderado

Pirámide olfativa:

Salida: Bergamota, Madreselva, Espino Blanco

Corazón: Hojas de Violeta, Nuez Moscada, Clavel

Fondo: Cedro, Sándalo, Pachulí, Haba Tonka, Vetiver

Comentario: “Fahrenheit es para mi el ejemplo perfecto de un perfume cálido”

Dior Fahrenheit es uno de los raros ejemplos de un perfume comercial con un carácter distintivo, fácilmente reconocible.

Fue lanzado en 1988 y según la revista Women’s Wear Daily (la revista de cotilleo de la industria de la moda), batió el record de mejores ventas en los primeros 3 meses del lanzamiento: entre octubre y diciembre se vendieron 1.400.000 frascos.

Según Maurice Roger, el presidente de Parfums Christian Dior por aquel entonces, la intención de la casa con este perfume fue alejarse de la tendencia dominante del momento en cuanto a perfumes para hombre: perfumes del género Chypre o Fougère, con acentos aromáticos de lavanda, romero o salvia.

Por eso Fahrenheit sigue un concepto floral, pero evitando las notas habituales en un floral femenino. Las flores elegidas son las que se encontrarían en un bosque, como el espino blanco, por ejemplo.

Luca Turin lo encuentra original e interesante, y os aseguro que viniendo de una persona que ha probado más de 1.500 perfumes para escribir su Guía, se trata de un verdadero cumplido. Turin dice que, a diferencia de tantos perfumes masculinos, duros y que siguen patrones tan evidentes, Fahrenheit es complejo y lleno de matices; es como ver un espectáculo escondido entre bambalinas: las notas que normalmente destacan en un perfume de hombre están ocultas, lo que se ve es el decorado, el de un bosque estilizado.

Fahrenheit arranca con un acorde vibrante en el que se mezclan notas de bergamota, madreselva y el ya mencionado espino blanco. Como podéis ver, excepto la bergamota, poco que recuerde a las salidas habituales de cítricos en los perfumes de hombre de toda la vida.

Lo que sigue es un largo acorde de hojas de violeta y nuez moscada. Y esta es la parte interesante, ya que esta mezcla le da su famosa nota de gasolina (según unos) o alquitrán (según otros). Si os parece increíble que un perfume pueda oler a gasolina y que este perfume sea el conocidísimo Fahrenheit, os recomiendo que intentéis oler un bote de nuez moscada. Y luego lo comparéis con el perfume. ¿A que no os lo esperabais?.. (ya os hablé de un perfume que huele a goma quemada, que también es divertido).

Fahrenheit acaba con notas calidas y empolvadas de cedro, sándalo y un poco de pachulí. De hecho es un perfume que pueda servir para ilustrar el concepto de cálido en la perfumería.

Lo que destacan casi todos los críticos es que cada fase de desarrollo de este perfume es interesante y un verdadero placer para la nariz. Las notas casi oficiales (de nuevo, he encontrado discrepancias entre distintas fuentes) son, para la salida, Bergamota, Madreselva y Espino Blanco; para el corazón, Hoja de Violeta, Nuez Moscada y Clavel; para el fondo, Sándalo, Habas Tonka, Pachulí, Vetiver y Cedro.

En cuanto a los consejos de compra, este perfume es un sí rotundo: un gran perfume a precio de uno comercial y como es ya bastante antiguo, no hay riesgo de que medio país huela igual. Más el placer de llevar la versión noble del olor a gasolina.

PD: En la última ronda de “retoques” que la casa Dior ha hecho a sus perfumes una de las víctimas fue Fahrenheit. Para ser justos, hay que decir que los retoques se han debido a la prohibición de uno de los componentes del antiguo Fahrenheit y no al deseo de reducir costes. De momento y hasta que Dior encuentre una manera de recrear el antiguo perfume sin los componentes prohibidos no vale la pena comprarlo.

5 Comentarios

  1. M.David

    Por lo que comentas intuyo que lo han reformulado… pues bueno, yo sin ser un admirador de este perfume si que reconozco su originalidad y soy consciente de que tiene una gran legión de seguidores que supongo que estarán muy molestos con la reformulación. Mi problema con este perfume es la nota de petróleo, motivo por el cual no lo tolero en mi piel. Saludos

  2. pituitario

    Es curiosa la historia que cuenta Mr. Burr sobre el lanzamiento de Fahrenheit: Lo que actualmente conocemos por “Eau Parfumée au Thé Vert” de Bvlgari, estuvo a punto de ser Fahrenheit, Ellena ganó el concurso de Dior para un mega-lanzamiento de un masculino que fuese innovador, presentó una fórmula desconocida por entonces a base de té y maderas, cuando estaba ya descorchando el champagne, le dicen desde Dior que nones, que en los test de mercado la fragancia había sido un fracaso. Sieuzac (Mr. Opium)se llevó el gato al agua con una fórmula que era una especie de “Grey Flannel pop-art” y Ellena se metió la suya en… la carpeta.

    Pasado el tiempo la gente de Bvlgari quería sacar algo “distinguido y original” para vender en exclusiva en sus joyerías, fue tal la demanda de la fórmula de Ellena que dieron el paso de comercializarla en una distribución más amplia.

    Ironías de mercado.

  3. M.David

    Es cierto pituitario…ese articulo lo lei hace un tiempo en la columna de Burr. Caprichos del destino!

    Saludos

  4. Olga R.

    La reproduce también en el libro. Me gusta más la parte final de la historia, cuando Bulgari empieza a vender el Thé Vert en sus tiendas, pero esa la dejaremos para cuando haga la reseña ;-)

  5. B3lisario

    Como me parece que suele pasar con este perfume, la primera vez que lo olí tuve la clásica reacción de “que asco”…pero ese “que asco” que te hace querer probarlo mas, tanto que poco a poco se convirtió en mi fragancia “de confianza”, especialmente para los meses fríos y ocasiones mas o menos formales, etc… La verdad es que me parece un perfume fantástico, apto para cualquier edad y situación, y no me imagino ahora mismo sin un frasco de el…tanto que cuando leí el asunto de la reformulación guarde el 25% de frasco que me quedaba de la antigua para ocasiones especiales y me compre otro frasco de la nueva reformulación..que posiblemente sea algo mas suave, pero desde mi modesta opinión mantiene la esencia del original..

    Otro asunto curioso del que siento que Fahrenheit es responsable es de mi educación “olfativa” perfumes que antes de usar regularmente Fahrenheit me producían rechazo como Opium o A*Men ahora no me producen esa sensación, incluso al contrario (de hecho acabo de hacerme con un Opium EdP… A*Men todavía me genera dudas)

Deja un comentario